Estos kits de la casa alemana Döhler están planteados para cervecerías pequeñas, que no poseen laboratorio propio. Están especialmente diseñados para la detección de micro-organismos contaminantes de la cerveza y en los puntos críticos del proceso. Insistir que están específicamente diseñados para la detección de problemas de contaminación en la industria cervecera.

Son fáciles de usar, su manipulación es muy sencilla y los resultados se obtienen rápidamente.

El material necesario para llevar adelante los análisis es fácil de conseguir: zona de trabajo en buenas condiciones higiénico-sanitarias, desinfectante (por ejemplo alcohol), Merecho Bunsen, hisopos estériles y sentido común.

Estos kits resultan interesantes para analizar la levadura (starter), agua de enjuague en limpieza de tanques/intercambiadores, y la propia cerveza en las distintas fases del proceso.

El método es realmente sencillo:

  1. Tomar una muestra con el hisopo.
  2. Introducir la muestra en el tubo/verter el agua en el tubo.
  3. Incubar durante 3 a 5 días a 28º (aprox.) 

Hay dos tipos de kits:

NBB-B: Para un análisis rápido (detalle).

LMC: Para análisis de aguas de proceso. Detecta también E.Coli y coliformes. (detalle).